Categoría: Bienestar Social (Página 1 de 6)

Más Madrid se organiza a nivel territorial en el sur de Madrid

Más Madrid Compromiso con Getafe acoge el primer encuentro de municipios del sur de Madrid con el fin de articular las políticas de reequilibrio territorial que llevan años reclamando para la región.

Mónica García, la portavoz de Más Madrid en la Asamblea de Madrid, junto con otros diputados y concejales de Más Madrid asistieron en el encuentro de municipios del sur en el Centro Cívico Juan de la Cierva este sábado, 23 de abril.

Este primer encuentro «marca el inicio del cambio de políticas que los municipios del sur de Madrid necesitan para dejar de ser el vertedero de la Comunidad de Madrid, fomentar el empleo de calidad y liderar la transición energética en nuestra región», señala Jesús Pérez, concejal de Más Madrid Compromiso con Getafe.

‘El sur que queremos‘ fue el título elegido para esta jornada donde la organización comenzó a diseñar de forma conjunta «las estrategias autonómicas y municipales que combatan el desequilibrio territorial y la desigualdad noroeste-sureste que sufre Madrid tras 27 años de gobiernos del Partido Popular», tal y como apunta Chema Jiménez, coportavoz de la organización local.

La doctrina del empujón

Mónica García abordó el modelo ideológico del gobierno de la Comunidad de Madrid que insiste en sus discursos en las familias o el trabajo, pero no elabora políticas que apoyen la economía de las familias, la reindustrialización o la educación pública, en lo que caracterizó como la «doctrina del empujón», en alusión a la agresión del jefe de gabinete de Ayuso a una periodista.

Por el contrario, contraponía la ideología de Más Madrid donde «reclamamos el derecho a vivir bien de todas las personas porque la gente tiene derecho a tener una buena vida. Por eso queremos el pan, las rosas, los claveles, los girasoles: lo queremos todo y, además, lo queremos ya».

Periódico nº7 – abril 2022

Ya está llegando a los domicilios de Getafe el nuevo periódico que edita el Grupo Municipal Más Madrid Compromiso con Getafe.

En él os contamos cómo fue la presentación del proyecto Polo Autosur con Mónica García. Hablamos de nuestras propuestas presentadas en pleno y del acuerdo con el gobierno municipal para lanzar nuevos proyectos en Getafe. Analizamos la situación de la salud mental, las guerras tras la invasión en Ucrania y la situación del Sáhara Occidental.

También hablamos sobre las problemáticas de Perales del Río y la ampliación del vertedero que la Mancomunidad del Sur, presidida por la alcaldesa de Getafe Sara Hernández, quiere traer a Getafe. Cerramos con una entrevista a Jesús Pérez, nuestro concejal y representante en el Ayuntamiento de Getafe.

Puedes leerlo en digital aquí o si prefieres leerlo en papel mira en tu buzón. Si no te ha llegado, puedes cogerlo en nuestro espacio Más Madrid Compromiso con Getafe en la calle Leganés 2 (frente al jardín vertical de la calle Madrid).

¡Esperamos que disfrutéis de este número!

Periodico-Abril-Mas-Madrid-Compromiso-con-Getafe

Apoyamos la movilización de las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio

Desde Más Madrid Compromiso con Getafe apoyamos las movilizaciones convocadas para este próximo día 27 de febrero en toda España y en Madrid lo harán a las 12 horas desde la Plaza de la Villa hasta la Puerta del Sol por las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio (SAD), la desprivatización de los servicios y que se cumpla la ley de prevención de riesgos laborales, así como que se reconozcan las enfermedades profesionales y se aplique el epígrafe reductor de la edad de jubilación.

Clamamos por un sistema de cuidados que garantice la calidad de vida de las personas perceptoras del servicio y dignidad laboral a las trabajadoras que desarrollan el servicio. Y por ello nos sumamos como organización a la manifestación convocada por las compañeras del Servicio de ayuda a domicilio. Estaremos con ellas.

¿Quiénes son las trabajadoras de ayuda a domicilio?

Las trabajadoras del SAD son las profesionales, formadas y especializadas, encargadas de la atención a personas en situación de dependencia en sus domicilios. Sus tareas son múltiples y variadas, desde el aseo personal y movilización, al acompañamiento de gestiones, compra y visitas al Centro de Salud, como de soporte emocional de las personas a las que atienden. En su inmensa mayoría, estas profesionales son mujeres.  

Por las características de su profesión, su centro de trabajo es cambiante. Viviendas a veces con dificultades para maniobrar o cocinar por falta de espacio. Viviendas no adaptadas a las necesidades de las personas con las que trabajan, si ascensor, ni plato de ducha, ni espacio para grúa, etc. pero tampoco adaptadas para ellas mismas por las posibles lesiones físicas que puede acarrear un entorno de trabajo poco adecuado. Viviendas a veces que presentan insalubridad, insectos y vectores, lo que conlleva riesgo de contraer enfermedades.  

Más atención a la salud laboral

Asimismo, por el tipo de servicio que prestan, el abanico de casuística con el que intervienen es muy variado, desde personas con discapacidad o dependencia, enfermedades graves, personas en situación de paliativos, con enfermedad mental grave, o simplemente en situación de soledad. Por lo que no solo es imprescindible que conozcan las técnicas de movilización y cuidados como herramienta básica de su trabajo, sino que tienen que saber contener situaciones de estrés, ser soporte emocional y de contención ante toda esta diversidad.

Además, cosa inimaginable en cualquier otro contexto laboral, no pueden hacerse evaluaciones de riesgo en sus centros de trabajo porque al ser domicilios particulares se violaría la intimidad de las personas a las que atienden.

La falta de evaluación de riesgos supone que no hay posibilidad de aplicarles la categoría de enfermedad profesional cuando están de baja, por poner un ejemplo.

Con este objetivo, reclamar que se las incluya en la Ley de prevención de riesgos laborales y se actúe contra la discriminación laboral que sufren como sector, las trabajadoras del SAD estuvieron casi un mes acampadas frente al Ministerio de Trabajo, esperando una reunión que lamentablemente nunca llegó.

¿Qué piden las trabajadoras?

Lo que piden estas mujeres trabajadoras es que se visualicen las condiciones laborales en las que trabajan: jornadas laborales agotadoras; con contratos parciales y sueldos de miseria; con enfermedades y lesiones no reconocidas como consecuencia de su profesión; sin posibilidad de reducir la edad de jubilación, y un sinfín de despropósitos al que estas trabajadoras, consideradas durante toda la pandemia como “esenciales” se ven sometidas diariamente.

Pero es que además muchas de ellas son explotadas por empresas privadas no especializadas en cuidados de personas dependientes que degradan el servicio y precarizan a sus trabajadoras. Esta no es sólo una reivindicación laboral, señalan, sino que también es la defensa de un servicio de cuidados que se sostiene con dinero público.

¿Como se puede entender que un servicio financiado por dinero público se privatice? Pero en este caso la privatización, lo que llaman la colaboración pública privada, no es otra cosa que el parasitismo del dinero público por parte de empresas.

Empresas que la única posibilidad que tiene de efectuar el beneficio es explotando a las trabajadoras, bajando sus salarios o empeorando sus condiciones de trabajo.

Comunicado de apoyo

20220225-Comunicado-apoyo-SAD

Impulsamos varios proyectos para la mejora de Getafe

Más Madrid Compromiso con Getafe acuerda con la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, una serie de medidas encaminadas a hacer una ciudad más habitable y que no deje a nadie atrás. Porque creemos que solo si el Ayuntamiento se compromete con la gente conseguiremos que de esta crisis salgamos algo mejor de lo que entramos.

Por eso, en la negociación de remanentes para 2022 nos hemos centrado en proyectos dirigidos a mejorar la transición ecológica en la ciudad en base a criterios de eficiencia energética, tratamiento de residuos y economía circular, sostenibilidad urbana, así como otros aspectos relacionados con la biodiversidad y el bienestar social.

También se ha acordado una dotación específica para la revisión integral del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, además de la mejora de las coberturas sociales a la población más vulnerable y la agilización de los trámites.

El seguimiento de estos acuerdos se realizará en una comisión político-técnica entre las distintas concejalías implicadas y el grupo municipal de Más Madrid Compromiso con Getafe.

Un Getafe más verde

En el acuerdo se recogen propuestas como el incremento de la plantación de árboles por el área de Parques y Jardines, hasta los 6.000 este año, en diferentes barrios de Getafe y zonas verdes. A esta cantidad de árboles habría que añadir aquellos previstos en los proyectos de mejora de grandes parques e infraestructuras que hará que el número de plantaciones superara los 10.000 ejemplares.

Mediante el acuerdo con Más Madrid Compromiso con Getafe también se refuerza la apuesta por la biodiversidad, para ello se elaborará un catálogo de puntos interés, así como una estrategia para la conservación y divulgación de especies que habitan en la ciudad.

De igual modo, estamos trabajando en un proyecto para la producción local de alimentos que reduzca el desperdicio de alimentos, dignifique el trabajo agrícola, fortalezca el vínculo entre el mundo urbano y el rural y fomente el consumo sostenible.

Un entorno más limpio

También hemos impulsado medidas para el cambio de modelo energético, priorizando que la gente pueda instalar dispositivos de autoconsumo por motivos medioambientales, pero también económicos. A través de GISA, está previsto un proyecto que asesore en materia de autoconsumo energético para mejorar la eficiencia de las empresas de la ciudad. GISA elaborará a su vez un proyecto piloto propio en sus instalaciones en este ámbito, que sirva de buena práctica y ayude a concienciar e incentivar el uso de las energías renovables.

Con LYMA se trabajará en la mejora de la recogida de residuos, prestando especial atención a la recogida de la materia orgánica en el ámbito comercial, con el objetivo de potenciar el uso del quinto contenedor y los beneficios del compost; además es necesario destacar el trabajo conjunto que se realizará en proyectos de reutilización con el objetivo de impulsar la economía circular del municipio. Este acuerdo incluye incrementar esfuerzos en dotar a los aparatos electrónicos que se utilizan en los hogares una segunda vida, como los ordenadores o los pequeños electrodomésticos.

Una ciudad que cuide de su gente

Otro de los puntos en los que hemos insistido es en la necesidad de reforzar y potenciar el servicio de atención infantojuvenil para la promoción de la salud mental y emocional, así como la prevención de suicidios, los trastornos de alimentación o las adicciones de cualquier tipo.

También se desarrollarán en Getafe nuevas líneas de subvenciones a través de la EMSV y la Concejalía de Urbanismo para la retirada de amianto en viviendas, como placas o maceteros de uralita que son altamente cancerígenos.

Periódico nº6 – diciembre 2021

Ya está llegando a los domicilios de Getafe el nuevo periódico que edita el Grupo Municipal Más Madrid Compromiso con Getafe.

En él os contamos cómo han ido estas primeras semanas desde que inauguramos nuestra sede. Analizamos los nuevos presupuestos aprobados por el gobierno municipal, la nueva ley de Formación Profesional o la de reducción de la temporalidad en el empleo público.

Pero también hablamos de violencia de género, de educación, de discapacidad, de movilizaciones ciudadanas, de la actividad que desarrolla el grupo municipal y mucho más.

Podéis leerlo en digital más abajo, bien desde la web o descargando el archivo en pdf para llevarlo al dispositivo que prefiráis. Si prefieres leerlo en papel, te esperamos en el espacio Compromiso con Getafe en la calle Leganés, número 2, frente al jardín vertical de la calle Madrid.

¡Esperamos que disfrutéis de este número y os deseamos unas felices fiestas!

masmadridcompromisocongetafe08diciembrewe

Las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio necesitan condiciones dignas de trabajo

Más Madrid Compromiso con Getafe saca adelante una proposición en el Pleno de la ciudad para que el Ayuntamiento de Getafe inste al Ministerio de Trabajo y Economía Social a que atienda las peticiones de las trabajadoras de los Servicios de Ayuda a Domicilio, se mejoren sus condiciones laborales y se haga posible la evaluación de riesgos de sus puestos de trabajo.

El día 1 de noviembre las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio (SAD), organizadas en la Plataforma Unitaria de Auxiliares de Ayuda a Domicilio, iniciaron una acampada frente al Ministerio de Trabajo para exigir mejoras en sus condiciones laborales, subidas salariales y acabar con una situación injusta que es la derivada de la falta de evaluación de riesgos en su lugar de trabajo.

Servicios privatizados, servicios precarizados

Como ellas mismas señalan, la Ayuda a Domicilio es un servicio que es de titularidad pública, pero que está privatizado en todas las administraciones, lo que ha provocado una mercantilización de la vida y los cuidados y se han precarizado los empleos en beneficio de las empresas que ofrecen el servicio de ayuda a domicilio.

Las administraciones saben que las subastas a la baja para quedarse con las licitaciones, suponen automáticamente el incumplimiento de los pliegos de Condiciones de los contratos, tanto en los derechos laborales de quienes prestan el servicio, como en la calidad del servicio que reciben las personas dependientes y sin que esto suponga ahorro alguno para las administraciones contratantes.

Los mayores y las trabajadoras de Getafe merecen mejores condiciones

Aquí, en Más Madrid Compromiso con Getafe hemos reivindicado siempre la remunicipalización del servicio, actualmente adjudicado a Sanivida por más de 2 millones de euros, y que sea gestionado directamente desde el Ayuntamiento o através de una Empresa pública municipal de gestión de servicios para garantizar una atención adecuada y ofrecer trabajos estables y de calidad a las trabajadoras.

Andrea Ropero habla con Eva, Carmen y Teresa, trabajadoras sociosanitarias que llevan más de dos semanas acampando frente a la sede del Ministerio para denunciar sus condiciones laborales y para pedir mejoras sustanciales. Han contado cómo es su día a día y las secuelas que sufren en El Intermedio (La Sexta).

Pleno 19/11/2021

El Pleno es el viernes, 19 de noviembre de 2021, y comenzará a las 8:30. Se puede seguir por streaming a través de internet en este enlace.

Estas son nuestras propuestas:

Energía: si no es derecho, es privilegio

La pobreza energética afecta de manera muy significativa a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes. La imagen colectiva de este problema social es la de los adultos empobrecidos, pero no la de niños congelados de frío o muertos por calor.

Azahara Valverde Alonso

Dicen que las coyunturas, las crisis y los “baches” son agentes naturales que se encargan de recentralizar los recursos económicos de un Estado. Suelen decir esto porque, precisamente, cuando hay una recesión económica eso de innovar queda relegado a un segundo puesto, y tercero, y cuarto. Podemos llegar a entender pues por qué el proyecto para frenar la pobreza energética del Ayuntamiento de Getafe quedara paralizado frente a la Covid.

Lo que probablemente cuesta más entender es la realidad que acontece a nivel estatal y europeo y que persigue de manera incesable a los que vendrán: niños y jóvenes no solo tienen que cargar con el peso de crisis encadenadas, sino que la mala gestión que pone por delante del derecho al capital económico, también les hace cargar con una inestabilidad social extra. Hay muchas formas de definir la pobreza energética porque es un problema relativamente nuevo al que los estados modernos europeos le están comenzando a dar importancia ahora. Teniendo en cuenta que es un problema creciente, y que refleja las desigualdades en cuanto al consumo de energía, las definiciones que se aporten no están exentas al constante cambio.

¿Qué es la pobreza energética?

Dice el Comité Económico y Social Europeo que la pobreza energética vendría a ser «la dificultad o la incapacidad de mantener la vivienda en unas condiciones adecuadas de temperatura, así como de disponer de otros servicios energéticos esenciales a un precio razonable».  

La Unión Europea ha incorporado indicadores para medir la pobreza energética, como es la Asociación de Ciencias Ambientales, que indican que esta es «una situación en la que un hogar es incapaz de pagar una cantidad de energía suficiente para la satisfacción de sus necesidades domésticas y/o cuando se ve obligado a destinar una parte excesiva de sus ingresos a pagar la factura energética de la vivienda».

La pobreza energética es una condición multidimensional. Esto quiere decir que para medirla se pueden acudir a diferentes patrones y aspectos. «El Observatorio Europeo contra la Pobreza Energética (EPOV) incluye como indicadores primarios: atrasos en las facturas, incapacidad de mantener el hogar a una temperatura adecuada y el gasto energético del hogar. Otros indicadores que afectan a la pobreza energética según el EPOV son: el precio de los combustibles como la biomasa, el gas natural y el petróleo, el precio de la electricidad en los hogares, etc.».

Y no solo eso, y es que España como “país al sur del continente” es uno de los focos de alto riesgo social. Estudios recientes señalan especialmente a Portugal, Malta y España como países en los que se han reportado mayores niveles de instalaciones de calefacción inadecuadas en los hogares y falta de aislamiento térmico en la edificación.

¿Por qué no se actúa contra la pobreza energética?

La pobreza energética se ha intensificado con los años, y ante esta situación se dan dos posibles respuestas: O no hay una política ecológica comunitaria europea lo suficientemente fuerte y actual como para frenar este caos, o los intereses económicos y políticos dentro de cada país terminan de decantar la balanza de la acción institucional hacia el nepotismo.

Podríamos contentarnos con pensar que la pobreza energética es un problema coyuntural que emerge de dicho contexto social volátil, tal como una crisis o recesión económica y en este caso, por la pandemia. Pero sobre todo es de carácter estructural, porque tiene otros frentes abiertos que lo acompañan, como pueden ser la exclusión social, la renta por debajo del umbral de la pobreza, o la precariedad laboral y los hogares monoparentales, entre otros.

La pobreza energética destroza infancias

La pobreza energética mata, según el Comité Económico y Social Europeo, física y socialmente. Habitar en viviendas con una temperatura menor a 18º en invierno supone un impacto negativo para la salud de las personas, ya sea a través de depresiones, ansiedad u otras dolencias de un ámbito más alérgico. Por no hablar de que esta afecta a la calidad de vida, alimentación y rendimiento escolar.

Por tanto, el conjunto suele provocar exclusión social, y en la infancia termina proyectándose de una manera un poco menos visible. Quizás por ese carácter de adultez que tienen los derechos humanos, que nos hacen pensar en hombres y mujeres manifestándose, pero no en niños congelados de frío.

El margen de expresión social que poseen los hijos y sus padres no es el mismo. Las estadísticas casi siempre hablan del paro, pero no de la pobreza infantil que supone un hogar sin ingresos mínimos. Y mucho menos hablan de escasez de recursos energéticos. Todo lo que no nos muestran en la televisión cae en una constante presuposición de los hechos.

Las bases de datos no pagan las facturas

En España, concretamente en Getafe, se pensaba impulsar a partir de 2020 una serie de proyectos cofinanciados en un 80% por la UE y un 20% por el Ayuntamiento, centrándose en barrios como Las Margaritas y La Alhóndiga. Pero, aunque estos barrios tengan un registro de la problemática, el asunto no se soluciona creando una base de datos.

Las facturas no bajan con bases de datos y registros, no se puede tardar tantísimo tiempo en recolectar datos cuando hay vecinos con instalaciones eléctricas cuyo consumo medio es mayor que su renta. Los avances pertinentes se deberían realizar con esos casi seis millones y medio de euros que se pretenden destinar al proyecto, quizás cambiando la instalación eléctrica a aquellos hogares que están sufriendo de esta condición por poseer una vivienda en mal estado, o siendo eficaces a corto plazo. No creando una base de datos que se paraliza por una pandemia, porque las pandemias también paralizan los sueldos, y eso sí que es absurdo.

Lo que tienen en común las pandemias y la pobreza energética, es que se ven afectados por los mismos factores: aquellos que no disponen de un trabajo fijo y que son víctimas de los famosos trash contract, el encarecimiento del consumo básico de tipo alimenticio, la denegación de subsidios o ayudas a la comunidad, la reducción de pensiones, el aumento de impuestos, problemas de salud física y mental y exclusión. Mucha exclusión social. Tanta que da miedo.

La brecha digital también es económica

Por otro lado, pobreza energética no es solo no poder disponer de un suministro energético asequible, y es que los tiempos cambian.

Desde el momento en que se comienza a avanzar en materia tecnológica lo que se consigue es que aquellos que no son capaces de ponerse al nivel del resto, sufran un descolgamiento del progreso. El progreso tecnológico, en este caso, entendido como el nacimiento de la conexión Wi-Fi y las formas de educación a distancia y el Internet, conlleva desigualdades y vulnerabilidad de los servicios básicos.

La conexión a Internet es un factor a tener en cuenta, no igual de relevante pero sí casi tanto como el abastecimiento eléctrico, ya que aquel que no puede permitirse pagar las facturas del consumo eléctrico suelen tener patrones de impagos de la red telefónica y, en consecuencia, la conexión a Internet.

Este tipo de pobreza energética podría denominarse “brecha digital” y se define según la UGT como la «separación que existe entre las personas (comunidades, estados o países) que utilizan las nuevas tecnologías de la información y la comunicación como una parte rutinaria de su vida, y aquellas que no tienen acceso a ellas o que, aunque lo tengan, no saben cómo utilizarlas».

En términos generales, aunque el acceso a la conexión a internet y la globalización contribuyan a disminuir las desigualdades sociales, la realidad es que, si no se dispone de gratuidad, universalidad y accesibilidad, su función no es esa. Su función se convierte, una vez más, en la de un agente socializador incompleto que no llega a todos los hogares y que por tanto aumenta la brecha y la comparación entre unos y otros. Y esa comparación se basa, precisamente, en un hogar con mayores ingresos económicos frente a otro que no puede costear los servicios básicos vitales.

Porque en la era de la globalización constante el acceso a Internet no solo es “acceso a Internet”, sino cantidad de oportunidades: educación, administración y modernización. Al fin y al cabo, no mantener un nivel básico disponiendo de Internet en los hogares favorece, más que a la brecha tecnológica, a la brecha social de la exclusión y la marginación. Y es que lo ideal sería que todos los españoles pudieran tener un acceso asequible o equitativo que se equipare a su nivel socioeconómico. Diríamos que es un ideal. Pero hablar de ideales y derechos en una misma frase bajo el concepto de “democracia representativa” y “estado de derecho” suena a chiste.

Jóvenes energéticamente pobres

Cuando hablamos de pobreza energética sin enfocarnos en un género o un rango de edad donde predomine es precisamente porque los jóvenes no tienen un impacto directo en esta problemática, sino que es un “efecto rebote”: Si no podemos irnos de casa porque no nos da para un alquiler, no tenemos tantas posibilidades de sufrir pobreza energética.

Es la pescadilla que se muerde la cola, la dependencia genera invalidez y la constante desacreditación de los derechos al suministro como desechados “derechos humanos” genera en la población juvenil mucha más apatía y desconfianza hacia el emprendimiento personal.

No solo no tenemos la seguridad de avanzar, es que no nos dicen si tan siquiera habrá allí alguien que nos garantice lo mínimo. Cuando un servicio social no es “lo mínimo” ni una garantía por parte del estado de bienestar, dicho servicio se convierte en un bien de mercado y ya no es un servicio, es un producto.

Cuando hablamos de que la pobreza energética tiene un impacto directo en el desarrollo de la infancia y adolescencia, podemos decir que se materializa en la oportunidad de desarrollo. De nada sirve que un país tenga una amplia oferta académica gratuita, si se sigue considerando que en todos los hogares se poseen los mismos medios tecnológicos como para adaptarse a los nuevos tiempos.

La transición energética conlleva un gran esfuerzo por parte de todos los estados, independientemente de que formen parte de la Unión Europea o no. Para cualquier familia de entre el más del millón y medio de españoles que se beneficia del bono social eléctrico y otras ayudas, es mucho más complicado preocuparse por algunas cuestiones que se tornan irrelevantes. Irrelevantes con respecto a su realidad cotidiana, ya que aquella madre que no puede pagar facturas tampoco puede costear un módem de internet.

Abandono escolar, depresión suicidio juvenil

El abandono escolar y el fracaso de este están íntimamente relacionados con la situación económica dentro del hogar. La pobreza energética contribuye al aislamiento social, y a que el niño, la niña y la adolescencia se aleje de la realidad cotidiana. Y a su vez, todos estos factores se relacionan de manera íntima con la tasa de suicidio y tendencias depresivas, según informes de UNICEF.

Es tan víctima el niño que no sabe qué está ocurriendo como aquel padre que no puede hacer nada por cambiar su modo de vida y que siente rechazo social. Y mientras tanto el niño debería seguir siendo, ante todo y cualquier crisis, un manojo de ilusiones que ningún gobierno debería deshilachar. Garantizar un hogar digno, la educación completa y la calefacción en un hogar no debería ser el deseo de ningún pequeño.

Pero desde luego ha de ser cometido de nuestro gobierno a nivel local y autonómico, incluso estatal y europeo, garantizar y reconocer el derecho a los suministros cuanto antes.

Inacción política frente a la pobreza energética

Paralizar proyectos frente a la exclusión social en pleno desarrollo de una crisis es como destaponar el desagüe de la ducha cuando llenamos la bañera: de qué me sirve haberlo puesto dos minutos, si cuando cae agua desde arriba no queremos las reservas. De qué me sirven las ayudas si en plena crisis los pobres seguimos siendo pobres y los ricos el doble de ricos.

El problema es que ante el reconocimiento de las carencias del ciudadano empobrecido, los gobiernos no terminan nunca de dar el pistoletazo de salida a las reformas sociales pertinentes, haya COVID o no lo haya.

Siempre hay un conflicto de intereses, un orden del día más importante dentro del Congreso o en general, una excusa para justificar la no-acción-política.

Salvaguardar la vida del hombre es verdaderamente complicado, y cuando llega el momento de actuar es más sencillo echar las culpas al gobierno anterior por las pasadas reformas, que ponerse en marcha e iniciar una contrarreforma para la misma.

El estigma hacia la pobreza energética, la aporofobia, y en su conjunto el rechazo social hacia los niños que no pueden cambiar la realidad de su casa es una situación abrumadora, pero también es un arma electoral: Para muchos candidatos políticos solo es la excusa perfecta para desacreditarse mutuamente o conseguir apoyo. Y es que la pobreza energética es puro marketing, y nosotros no queremos que nos vendan como a la vivienda.

Periódico nº5 – junio 2021

Edita: Grupo Municipal Más Madrid Compromiso con Getafe.

Puedes consultar todos los números aquí.

Periódico nº5 – Junio 2021

Este 28 de junio, celebramos el Día del Orgullo LGTBI+ por todo lo alto. Hoy empieza a llegar a las casas de Getafe el número de junio del periódico que edita el Grupo Municipal Más Madrid Compromiso con Getafe.

En él hablamos con Edu F. Rubiño sobre la situación del colectivo y por dónde deben seguir las reivindicaciones políticas para continuar ampliando los derechos LGTBI+. También abordamos la problemática del acoso escolar por LGTBifobia.

Hacemos un balance de la acción institucional que hemos impulsado en el ecuador de 2021: proposiciones en los Plenos y control al Gobierno Municipal.

Ponemos en perspectiva los fondos europeos como salida de la crisis, hablamos sobre violencia vicaria, sobre la exclusión de las personas más vulnerables de la sanidad pública.

También analizamos cómo afecta la pobreza energética a la infancia y a la juventud y cómo viven los más jóvenes opositar a tiempo completo.

Por supuesto, abordamos la privatización de la Escuela Infantil Municipal de Buenavista y los problemas de escolarización que se producen cada año en Getafe.

Y tras las movilizaciones y protestas de los vecinos y vecinas de varios barrios de nuestra ciudad, nos metemos de lleno en el problema de los ruidos porque Getafe, desgraciadamente, sufre una importante contaminación acústica.

¡Esperamos que lo disfrutes!

Periódico nº5 – Junio 2021

masgetafe05

Fotografía de portada realizada por Aurora Gómez

Getafe se compromete a actuar con mayor sensibilidad hacia la población migrante

En el Pleno del 27 de mayo, sacamos adelante una iniciativa para mejorar la atención que presta el Ayuntamiento de Getafe a las personas migrantes, con especial atención a aquellas que se encuentran en situación administrativa irregular que son especialmente vulnerables a través del fomento del empleo de primera oportunidad, ayudas directas y convenios con asociaciones y entidades que las ayuden.

La migración y los desplazamientos internacionales son, por su naturaleza misma, cuestiones estructurales y transnacionales que conciernen a los países de origen y de destino, así como a aquellos que los migrantes atraviesan. La migración se ha convertido en una cuestión política de primer orden, entrelazado con los derechos humanos, el desarrollo y la geopolítica a nivel nacional, regional e internacional.  Este asunto requiere medidas de diversa índole, desde los derechos humanos a escala universal hasta las políticas sociales en el propio municipio.

Las personas migrantes que se encuentran en España en el momento actual, y en concreto en el municipio de Getafe, en general son personas que no tienen ninguna intención de regresar a su país o migrar a otro; más bien quieren quedarse, pertenecer y participar en lo que consideran su lugar de residencia, independientemente de la situación administrativa en la que se encuentren.

Así lo viene a mostrar el Observatorio de la Comunidad de Madrid: el 91,4% de los extranjeros se sienten integrados en la sociedad madrileña,y el 74,5% de los españoles también creen que los extranjeros se sienten integrados en nuestra región.

Igualmente, como norma general son personas que, aun llegando a España por razones diferentes, buscan el logro de la autonomía personal, familiar, social y económica a través de su trabajo, al igual que cualquier otro/a ciudadano/a, así como oportunidades para ello. Lo mismo se puede decir de las múltiples organizaciones que trabajan con personas migrantes con el objetivo global, todas ellas, de lograr que cada persona o familia migrante logre la integración social y económica propia de cualquier ciudadano/a perteneciente a la sociedad española, con igualdad de derechos y oportunidades.

Sin embargo, hay un muro de contención: la legislación que regula su estancia y permanencia en España, no siempre hacen posible estos logros y que, incluso, en no pocas ocasiones los impiden. Al aplicar unos requisitos y protocolos de actuación sin tener en cuenta la situación sociolaboral que se vive en España, que tuvo un gran cambio con la mal llamada crisis financiera del 2007 y, por supuesto ahora, con la COVID19. Y que pese a ello no se han producido cambios en los requisitos laborales exigidos para regularizar la situación administrativa o para renovar las autorizaciones, así como tampoco en los recursos económicos necesarios para reagrupar a sus familiares o regularizar a los hijos menores de edad.

Esta falta de adaptación a la realidad ha dejado absolutamente al margen e invisibilizadas a un gran número de personas, por encontrarse en situación irregular sea de inicio o sobrevenida, por tener autorización de residencia o por la aplicación de determinados requisitos que les expulsan de determinados sistemas (seguridad social), o les impide la ansiada búsqueda de inclusión laboral. Según Encuesta Regional de Inmigración 2019 de la Comunidad de Madrid antes de la Covid-19, el 90% de los extranjeros está empadronado en el mismo municipio donde reside. Sin embargo, existe un porcentaje significativo en torno a 4,5% que está empadronado en otros municipios diferentes a donde reside, y otro 4,5% que no está empadronado. La población migrante registrada en el Getafe alcanza a 30.000 personas. 

Y aunque esta situación va más allá de las competencias del municipio, afecta directamente a la inclusión y convivenciade laciudadanía de Getafe pues es donde viven, donde se relacionan, donde buscan los logros mencionados junto con el resto de la población que tiene regularizada su situación administrativa o tienen nacionalidad española de origen.

« Entradas anteriores