Categoría: Infancia y juventud (Página 1 de 3)

Encuentro joven sobre salud emocional

El lunes 20 de junio, a las 20:30h, organizamos «¿Y tú de qué vas?», un punto de encuentro para gente joven para charlar sobre salud emocional.

Queremos proponer medidas para mejorar la salud emocional de la juventud, pero queremos que sean los y las jóvenes los que trasladen directamente sus preocupaciones y soluciones.

Por eso, si eres joven, trabajas con jóvenes o te preocupan especialmente sus problemas, ¡te esperamos!

Estaremos en la explanada del mural feminista, junto a la estación de Getafe Centro, a partir de las 20:30h.

¿Con quién te vas a encontrar?

En el encuentro estarán los representantes públicos Diego Figuera, que es diputado de Más Madrid y psiquiatra y Jesús Pérez, que es concejal de Más Madrid Compromiso con Getafe en el Ayuntamiento.

También, Teotiste Pérez, que es psicóloga clínica, José Manuel Iniesta, que es psicólogo juvenil.

Y, por supuesto, jóvenes implicados como Aitor Valdivia, que es estudiante de FP en prácticas, Elena Sánchez, que está opositando y trabajando a la vez y Sergio Cuartero, que también compatibiliza el trabajo con los estudios de doctorado.

Porque tus problemas importan y queremos que lleguen a los lugares desde donde se deciden las soluciones.

¡No faltes!

Comparte el cartel

¿Y tú de qué vas? punto de encuentro joven sobre salud mental

Más Madrid Compromiso con Getafe pide al Ayuntamiento contundencia para evitar el calor extremo en las aulas de la ciudad

El Grupo Municipal ha registrado una proposición para que Getafe adapte los centros educativos a los efectos del cambio climático que provoca episodios de temperaturas extremas cada vez más frecuentes.

Más Madrid Compromiso con Getafe lleva al Pleno de la ciudad, que se celebrará el jueves 23 de junio, una proposición para combatir el calor extremo que se vive en los centros educativos del municipio donde en estos días se han llegado a superar los 40ºC.

Para ello, la organización propone que se evalúen las necesidades y se dediquen los recursos necesarios para preparar los centros públicos educativos de Getafe para los efectos del cambio climático, con episodios de altas y bajas temperaturas, así como sequías y lluvias torrenciales.

«Getafe, como otras ciudades, está aún más expuesta a los efectos adversos debido a la alta contaminación atmosférica y un paisaje urbano desnaturalizado y falto de vegetación que agrava aún más los problemas de salud del alumnado y profesorado de los centros que tienen que convivir diariamente con temperaturas muy superiores a lo saludable», apunta Jesús Pérez, portavoz de Más Madrid Compromiso con Getafe en referencia al Real Decreto sobre seguridad y salud que establece el rango de temperatura entre 17 y 27ºC en los lugares de trabajo.

Medidas concretas

En lo concreto, Más Madrid Compromiso con Getafe propone crear entornos naturales en los patios de los centros, con plantaciones amplias de arbolado, huertos y otra vegetación, de forma que contribuya a bajar la temperatura en época estival.

También pide que se construyan zonas de sombras a través de porches y espacios abiertos techados que permita refugiarse tanto del sol como de la lluvia y que permita realizar actividades fuera del aula.

Además, exige a la Comunidad de Madrid que establezca planes de flexibilización de las actividades lectivas en periodos de olas de calor, así como que amplíe contundentemente el presupuesto que dedica a la adecuación térmica de los centros educativos, con soluciones innovadoras para combatir tanto el frío como el calor.

En este sentido, además, hace un llamamiento a todos los partidos con representación en la Asamblea de Madrid a apoyar la Proposición de Ley que ha registrado el Grupo Parlamentario de Más Madrid para la climatización y eficiencia energética de los centros educativos madrileños.

Proposición presentada

20220614-Proposicion-centros-educativos-calor2305843009213964722

Patio del colegio público San José de Calasanz, un centro antiguo sin zonas de refugio contra el frío o la lluvia
El colegio público San José de Calasanz, un centro antiguo sin zonas de refugio contra el frío o la lluvia

Charla sobre alimentación saludable

Aitor Valdivia y Paula Martín organizan esta charla donde informarán sobre los hábitos de una alimentación saludable, de sus beneficios y de diferentes maneras de elaborarla.

Posteriormente se abrirá un debate entre todos los asistentes en el cual pondremos en común las mayores preocupaciones sobre la alimentación y las diferentes dietas que existen.

La charla tendrá lugar en la calle Leganés de Getafe, en el Espacio Compromiso con Getafe, a las 19:00h.

La asistencia es libre hasta completar aforo.

La Comunidad de Madrid maniobra para continuar retrasando la construcción del instituto de Los Molinos

La dirección territorial de Educación autoriza al colegio Miguel de Cervantes a impartir secundaria en su centro, mientras que la construcción del instituto en Los Molinos ni siquiera está en el proyecto de Presupuestos de la Comunidad de Madrid. Por ello, desde Más Madrid Compromiso con Getafe impulsamos una iniciativa para que el Pleno de la ciudad se posicione y presione para que el gobierno de Ayuso invierta en un centro exclusivo de secundaria.

«En Los Molinos hay más de 300 personas nacidas entre los años 2003 y 2009 que para septiembre del próximo año deberían cursar algún curso de secundaria, de forma obligatoria. Y esto es un derecho de los niños, niñas y jóvenes de Los Molinos y una obligación de la Administración Pública, en este caso, la Comunidad de Madrid, que debe tener en cuenta para proyectar los recursos educativos que estas personas necesitan. Por eso es importante que no se entretengan en poner paños calientes a un problema que llevan años eludiendo solucionar. Los estudiantes de Los Molinos tienen derecho a ir a clase en su barrio, sin tener que asistir a un centro masificado, desplazarse diariamente a otros puntos de la ciudad ni acudir a un centro concertado en busca de oportunidades educativas», explica Jesús Pérez, el concejal de Más Madrid Compromiso con Getafe.

En el próximo pleno, que se celebrará el martes 28 de diciembre, los concejales y concejalas de los distintos grupos municipales debatirán la proposición registrada conjuntamente por Más Madrid Compromiso con Getafe, PSOE y Podemos en la que instan a la Comunidad de Madrid a crear el instituto público de Los Molinos para el curso 2022/23.

La Plataforma por la escuela pública denuncia que la Comunidad de Madrid no ha resuelto el problema de escolarización de Los Molinos

En la proposición, recogen el posicionamiento de la Plataforma por la Defensa de la Escuela Pública de Getafe, que considera que la autorización que la dirección territorial para que el colegio público Miguel de Cervantes «no es una solución sino un parche improvisado, por su propia incompetencia para solucionar el problema con antelación y que aprovecha la incertidumbre de decenas de familias, cuyos hijos acaban este curso la enseñanza primaria, para presentarlo como un acuerdo ventajoso”. Igualmente, acusan a la Comunidad de transformar el CEIP Miguel de Cervantes en CEIPSO y anticipa que esto «convertirá al colegio en un macrocentro, con los problemas organizativos que conlleva, redundando en su masificación sin dar respuesta a otro alumnado del barrio que demande una plaza pública en el instituto».

PROPOSICION-MMCCG-PSOE-PODEMOS-CEIPSO-CERVANTES574545157957469

Arreglamos la censura de la guía ‘Rebeldes de género’

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 8 de Madrid ha fallado a favor de la Fundación Española de Abogados Cristianos al considerar que esta ilustración contenida en la Guía Rebeldes de Género «ataca a la figura de la virgen«.

Una imagen en las casi cien páginas que tiene la colección. Por lo que, desde Más Madrid Compromiso con Getafe pensamos que tiene una sencilla solución si en lugar de mencionar a la virgen llamamos a este estereotipo la madre abnegada y la santurrona.

Esta guía, que fue reeditada por el Ayuntamiento de Getafe con los materiales originales de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, es un material pensado para adolescentes para hablar de sexualidad, de amor, de las parejas, del modelo de masculinidad y de feminidad heredado, de cómo pensamos y vivimos nuestros cuerpos.

Un material que utiliza un lenguaje descarado y provocativo porque busca ser atractivo para los y las jóvenes, aunque la derecha más retrógrada se haya empeñado en fabricar un espectáculo dantesco sacando sus contenidos de contexto y vociferando barbaridades.

Desde Más Madrid Compromiso con Getafe queremos transmitir nuestro apoyo al gobierno municipal por la tormenta injustificada que está teniendo que soportar y animamos a todos sus concejales y concejalas a tener la valentía de seguir programando acciones que ayuden a la juventud getafense a tener unas experiencias sexuales satisfactorias, consentidas e igualitarias.

Las guías se pueden leer completa y descargar en la web de mujer e igualdad del Ayuntamiento de Getafe.

Charla debate: La ley de formación profesional

Más Madrid Compromiso con Getafe organiza una charla-debate sobre la ley de Formación Profesional que está en proceso de enmiendas parlamentarias en el Congreso de los Diputados.

Como sabemos, en la Comunidad de Madrid en el curso 2021/22 se han quedado sin plaza de FP más de 25.000 alumnos y alumnas por falta de oferta formativa.

No podemos permitir que esta situación vuelva a producirse el próximo curso y, por ello es importante que planteemos qué medidas es necesario reclamar para dar respuesta la juventud que quieren formarse profesionalmente y no están pudiendo hacerlo. Esto aboca a muchas de estas personas a centros privados, asumiendo unos elevados costes que en mucha ocasiones llevan a un importante endeudamiento familiar.

Si te interesa, ya seas profesor/a, alumno/a, familiar, te esperamos el sábado, 27 de noviembre, a las 11 de la mañana, en nuestra sede. Está en la calle Leganés, número 2, en Getafe, frente al jardín vertical de la calle Madrid.

Energía: si no es derecho, es privilegio

La pobreza energética afecta de manera muy significativa a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes. La imagen colectiva de este problema social es la de los adultos empobrecidos, pero no la de niños congelados de frío o muertos por calor.

Azahara Valverde Alonso

Dicen que las coyunturas, las crisis y los “baches” son agentes naturales que se encargan de recentralizar los recursos económicos de un Estado. Suelen decir esto porque, precisamente, cuando hay una recesión económica eso de innovar queda relegado a un segundo puesto, y tercero, y cuarto. Podemos llegar a entender pues por qué el proyecto para frenar la pobreza energética del Ayuntamiento de Getafe quedara paralizado frente a la Covid.

Lo que probablemente cuesta más entender es la realidad que acontece a nivel estatal y europeo y que persigue de manera incesable a los que vendrán: niños y jóvenes no solo tienen que cargar con el peso de crisis encadenadas, sino que la mala gestión que pone por delante del derecho al capital económico, también les hace cargar con una inestabilidad social extra. Hay muchas formas de definir la pobreza energética porque es un problema relativamente nuevo al que los estados modernos europeos le están comenzando a dar importancia ahora. Teniendo en cuenta que es un problema creciente, y que refleja las desigualdades en cuanto al consumo de energía, las definiciones que se aporten no están exentas al constante cambio.

¿Qué es la pobreza energética?

Dice el Comité Económico y Social Europeo que la pobreza energética vendría a ser «la dificultad o la incapacidad de mantener la vivienda en unas condiciones adecuadas de temperatura, así como de disponer de otros servicios energéticos esenciales a un precio razonable».  

La Unión Europea ha incorporado indicadores para medir la pobreza energética, como es la Asociación de Ciencias Ambientales, que indican que esta es «una situación en la que un hogar es incapaz de pagar una cantidad de energía suficiente para la satisfacción de sus necesidades domésticas y/o cuando se ve obligado a destinar una parte excesiva de sus ingresos a pagar la factura energética de la vivienda».

La pobreza energética es una condición multidimensional. Esto quiere decir que para medirla se pueden acudir a diferentes patrones y aspectos. «El Observatorio Europeo contra la Pobreza Energética (EPOV) incluye como indicadores primarios: atrasos en las facturas, incapacidad de mantener el hogar a una temperatura adecuada y el gasto energético del hogar. Otros indicadores que afectan a la pobreza energética según el EPOV son: el precio de los combustibles como la biomasa, el gas natural y el petróleo, el precio de la electricidad en los hogares, etc.».

Y no solo eso, y es que España como “país al sur del continente” es uno de los focos de alto riesgo social. Estudios recientes señalan especialmente a Portugal, Malta y España como países en los que se han reportado mayores niveles de instalaciones de calefacción inadecuadas en los hogares y falta de aislamiento térmico en la edificación.

¿Por qué no se actúa contra la pobreza energética?

La pobreza energética se ha intensificado con los años, y ante esta situación se dan dos posibles respuestas: O no hay una política ecológica comunitaria europea lo suficientemente fuerte y actual como para frenar este caos, o los intereses económicos y políticos dentro de cada país terminan de decantar la balanza de la acción institucional hacia el nepotismo.

Podríamos contentarnos con pensar que la pobreza energética es un problema coyuntural que emerge de dicho contexto social volátil, tal como una crisis o recesión económica y en este caso, por la pandemia. Pero sobre todo es de carácter estructural, porque tiene otros frentes abiertos que lo acompañan, como pueden ser la exclusión social, la renta por debajo del umbral de la pobreza, o la precariedad laboral y los hogares monoparentales, entre otros.

La pobreza energética destroza infancias

La pobreza energética mata, según el Comité Económico y Social Europeo, física y socialmente. Habitar en viviendas con una temperatura menor a 18º en invierno supone un impacto negativo para la salud de las personas, ya sea a través de depresiones, ansiedad u otras dolencias de un ámbito más alérgico. Por no hablar de que esta afecta a la calidad de vida, alimentación y rendimiento escolar.

Por tanto, el conjunto suele provocar exclusión social, y en la infancia termina proyectándose de una manera un poco menos visible. Quizás por ese carácter de adultez que tienen los derechos humanos, que nos hacen pensar en hombres y mujeres manifestándose, pero no en niños congelados de frío.

El margen de expresión social que poseen los hijos y sus padres no es el mismo. Las estadísticas casi siempre hablan del paro, pero no de la pobreza infantil que supone un hogar sin ingresos mínimos. Y mucho menos hablan de escasez de recursos energéticos. Todo lo que no nos muestran en la televisión cae en una constante presuposición de los hechos.

Las bases de datos no pagan las facturas

En España, concretamente en Getafe, se pensaba impulsar a partir de 2020 una serie de proyectos cofinanciados en un 80% por la UE y un 20% por el Ayuntamiento, centrándose en barrios como Las Margaritas y La Alhóndiga. Pero, aunque estos barrios tengan un registro de la problemática, el asunto no se soluciona creando una base de datos.

Las facturas no bajan con bases de datos y registros, no se puede tardar tantísimo tiempo en recolectar datos cuando hay vecinos con instalaciones eléctricas cuyo consumo medio es mayor que su renta. Los avances pertinentes se deberían realizar con esos casi seis millones y medio de euros que se pretenden destinar al proyecto, quizás cambiando la instalación eléctrica a aquellos hogares que están sufriendo de esta condición por poseer una vivienda en mal estado, o siendo eficaces a corto plazo. No creando una base de datos que se paraliza por una pandemia, porque las pandemias también paralizan los sueldos, y eso sí que es absurdo.

Lo que tienen en común las pandemias y la pobreza energética, es que se ven afectados por los mismos factores: aquellos que no disponen de un trabajo fijo y que son víctimas de los famosos trash contract, el encarecimiento del consumo básico de tipo alimenticio, la denegación de subsidios o ayudas a la comunidad, la reducción de pensiones, el aumento de impuestos, problemas de salud física y mental y exclusión. Mucha exclusión social. Tanta que da miedo.

La brecha digital también es económica

Por otro lado, pobreza energética no es solo no poder disponer de un suministro energético asequible, y es que los tiempos cambian.

Desde el momento en que se comienza a avanzar en materia tecnológica lo que se consigue es que aquellos que no son capaces de ponerse al nivel del resto, sufran un descolgamiento del progreso. El progreso tecnológico, en este caso, entendido como el nacimiento de la conexión Wi-Fi y las formas de educación a distancia y el Internet, conlleva desigualdades y vulnerabilidad de los servicios básicos.

La conexión a Internet es un factor a tener en cuenta, no igual de relevante pero sí casi tanto como el abastecimiento eléctrico, ya que aquel que no puede permitirse pagar las facturas del consumo eléctrico suelen tener patrones de impagos de la red telefónica y, en consecuencia, la conexión a Internet.

Este tipo de pobreza energética podría denominarse “brecha digital” y se define según la UGT como la «separación que existe entre las personas (comunidades, estados o países) que utilizan las nuevas tecnologías de la información y la comunicación como una parte rutinaria de su vida, y aquellas que no tienen acceso a ellas o que, aunque lo tengan, no saben cómo utilizarlas».

En términos generales, aunque el acceso a la conexión a internet y la globalización contribuyan a disminuir las desigualdades sociales, la realidad es que, si no se dispone de gratuidad, universalidad y accesibilidad, su función no es esa. Su función se convierte, una vez más, en la de un agente socializador incompleto que no llega a todos los hogares y que por tanto aumenta la brecha y la comparación entre unos y otros. Y esa comparación se basa, precisamente, en un hogar con mayores ingresos económicos frente a otro que no puede costear los servicios básicos vitales.

Porque en la era de la globalización constante el acceso a Internet no solo es “acceso a Internet”, sino cantidad de oportunidades: educación, administración y modernización. Al fin y al cabo, no mantener un nivel básico disponiendo de Internet en los hogares favorece, más que a la brecha tecnológica, a la brecha social de la exclusión y la marginación. Y es que lo ideal sería que todos los españoles pudieran tener un acceso asequible o equitativo que se equipare a su nivel socioeconómico. Diríamos que es un ideal. Pero hablar de ideales y derechos en una misma frase bajo el concepto de “democracia representativa” y “estado de derecho” suena a chiste.

Jóvenes energéticamente pobres

Cuando hablamos de pobreza energética sin enfocarnos en un género o un rango de edad donde predomine es precisamente porque los jóvenes no tienen un impacto directo en esta problemática, sino que es un “efecto rebote”: Si no podemos irnos de casa porque no nos da para un alquiler, no tenemos tantas posibilidades de sufrir pobreza energética.

Es la pescadilla que se muerde la cola, la dependencia genera invalidez y la constante desacreditación de los derechos al suministro como desechados “derechos humanos” genera en la población juvenil mucha más apatía y desconfianza hacia el emprendimiento personal.

No solo no tenemos la seguridad de avanzar, es que no nos dicen si tan siquiera habrá allí alguien que nos garantice lo mínimo. Cuando un servicio social no es “lo mínimo” ni una garantía por parte del estado de bienestar, dicho servicio se convierte en un bien de mercado y ya no es un servicio, es un producto.

Cuando hablamos de que la pobreza energética tiene un impacto directo en el desarrollo de la infancia y adolescencia, podemos decir que se materializa en la oportunidad de desarrollo. De nada sirve que un país tenga una amplia oferta académica gratuita, si se sigue considerando que en todos los hogares se poseen los mismos medios tecnológicos como para adaptarse a los nuevos tiempos.

La transición energética conlleva un gran esfuerzo por parte de todos los estados, independientemente de que formen parte de la Unión Europea o no. Para cualquier familia de entre el más del millón y medio de españoles que se beneficia del bono social eléctrico y otras ayudas, es mucho más complicado preocuparse por algunas cuestiones que se tornan irrelevantes. Irrelevantes con respecto a su realidad cotidiana, ya que aquella madre que no puede pagar facturas tampoco puede costear un módem de internet.

Abandono escolar, depresión suicidio juvenil

El abandono escolar y el fracaso de este están íntimamente relacionados con la situación económica dentro del hogar. La pobreza energética contribuye al aislamiento social, y a que el niño, la niña y la adolescencia se aleje de la realidad cotidiana. Y a su vez, todos estos factores se relacionan de manera íntima con la tasa de suicidio y tendencias depresivas, según informes de UNICEF.

Es tan víctima el niño que no sabe qué está ocurriendo como aquel padre que no puede hacer nada por cambiar su modo de vida y que siente rechazo social. Y mientras tanto el niño debería seguir siendo, ante todo y cualquier crisis, un manojo de ilusiones que ningún gobierno debería deshilachar. Garantizar un hogar digno, la educación completa y la calefacción en un hogar no debería ser el deseo de ningún pequeño.

Pero desde luego ha de ser cometido de nuestro gobierno a nivel local y autonómico, incluso estatal y europeo, garantizar y reconocer el derecho a los suministros cuanto antes.

Inacción política frente a la pobreza energética

Paralizar proyectos frente a la exclusión social en pleno desarrollo de una crisis es como destaponar el desagüe de la ducha cuando llenamos la bañera: de qué me sirve haberlo puesto dos minutos, si cuando cae agua desde arriba no queremos las reservas. De qué me sirven las ayudas si en plena crisis los pobres seguimos siendo pobres y los ricos el doble de ricos.

El problema es que ante el reconocimiento de las carencias del ciudadano empobrecido, los gobiernos no terminan nunca de dar el pistoletazo de salida a las reformas sociales pertinentes, haya COVID o no lo haya.

Siempre hay un conflicto de intereses, un orden del día más importante dentro del Congreso o en general, una excusa para justificar la no-acción-política.

Salvaguardar la vida del hombre es verdaderamente complicado, y cuando llega el momento de actuar es más sencillo echar las culpas al gobierno anterior por las pasadas reformas, que ponerse en marcha e iniciar una contrarreforma para la misma.

El estigma hacia la pobreza energética, la aporofobia, y en su conjunto el rechazo social hacia los niños que no pueden cambiar la realidad de su casa es una situación abrumadora, pero también es un arma electoral: Para muchos candidatos políticos solo es la excusa perfecta para desacreditarse mutuamente o conseguir apoyo. Y es que la pobreza energética es puro marketing, y nosotros no queremos que nos vendan como a la vivienda.

Periódico nº5 – junio 2021

Edita: Grupo Municipal Más Madrid Compromiso con Getafe.

Puedes consultar todos los números aquí.

¿Por qué estamos en contra de la privatización de la Escuela Infantil Municipal de Buenavista?

Isabel Pizarro

El término gestión indirecta es un eufemismo para enmascarar que una administración pública cede a una empresa privada, para su provecho, la gestión de un centro público.

Eso es lo que pretende hacer el gobierno de la Comunidad de Madrid con la Escuela Arcoíris, construida y equipada por el Ayuntamiento de Getafe, en suelo público, con dinero de los contribuyentes, se cederá a la empresa privada que gane un concurso, donde se valoran cada vez menos los criterios pedagógicos y más los económicos, premiando a las empresas que presentan proyectos más baratos.

Esto es lo que la Comunidad de Madrid quiere imponer al Ayuntamiento con el único objetivo de ahorrar en costes y favorecer el negocio de los empresarios, que poco a poco se van adueñando de este sector. Lógicamente los beneficios económicos, con presupuestos tan exiguos, se consiguen recortando en materiales, alimentación, cuidado del entorno y sobre todo en los sueldos y las condiciones de trabajo de la plantilla. Lo que se traduce en una inexorable pérdida de calidad.

Esto no es nuevo, desde hace años se privatizan servicios públicos en sectores como la sanidad, dependencia, residencia de mayores, educación…

En nuestro municipio existen actualmente cinco escuelas infantiles de gestión indirecta de la Comunidad de Madrid, la mayoría empezaron como cooperativas de trabajadores/as, cuando primaba en la licitación, el proyecto educativo sobre la rebaja económica. En la actualidad, todas están en manos de empresas de servicios que nada tienen que ver con la educación. Cuanto más baja es la oferta, menos dinero tiene que poner la administración y peores son las condiciones de funcionamiento y, en consecuencia, se deteriora la calidad educativa.

Si consiguen privatizar la primera, irán a por todas

La peculiaridad de la Escuela Infantil Arcoíris es que es la primera que, habiendo sido construida por el Ayuntamiento de Getafe, se quiere imponer el modelo de gestión indirecta y, si esto no se consigue parar, no será la última.

Nuestra apuesta por la escuela pública, que en educación infantil se traduce en gestión directa, es la apuesta por la calidad de la educación. Es la garantía de que el único beneficio que se busca es el de los niños y niñas, sus familias y los profesionales que hacen posible la calidad de este servicio.

Por eso, exigimos unas escuelas infantiles con un número suficiente de profesionales cualificados (maestros/as como en otras etapas del sistema educativo), una atención adecuada a los niños y niñas en las diez horas que permanecen los centros abiertos, tiempo para la coordinación con las familias, para trabajar en equipo, para compartir experiencias que nos ayuden a entender los procesos de cada niño/a, compartir información con el equipo de orientación y un largo etcétera que no cabe en las lógicas empresariales.

Creemos que en muchos casos las administraciones no tienen en cuenta la importancia que tiene esta etapa para la vida presente y futura de los niños y niñas y no podemos permitir que la cicatería de las distintas administraciones y el negocio privado se imponga sobre la calidad educativa.

El ayuntamiento de Getafe debe hacer el esfuerzo de gestionar este centro y continuar batallando, junto con los agentes sociales, para que la comunidad de Madrid colabore con el mantenimiento económico de esta escuela, igual que lo hace con las otras escuelas infantiles de titularidad municipal.

La importancia de la Educación infantil

La educación infantil es la primera etapa del sistema educativo y abarca de 0 a 6 años. Está estructurada en dos ciclos, el primer ciclo (0-3) y el segundo (3- 6). En Getafe la mayoría del alumnado de tres a seis años está en los colegios de infantil y primaria, a excepción de las tres escuelas infantiles municipales de gestión directa, que mantienen, desde su creación, la etapa completa de bebés hasta seis años.

Una adecuada formación en estos primeros años es trascendental ya que es en esta etapa de la vida del ser humano en la que se conforman la mayoría de las estructuras neuronales que determinan el desarrollo y madurez cerebral, se adquieren los primeros hábitos, las primeras destrezas o las relaciones con iguales, bases sobre las que se irán asentando los aprendizajes presentes y futuros.

La adecuada atención en estas edades es garantía de un mejor desarrollo y equilibrio personal. Por el contrario, la carencia de unas condiciones adecuadas durante el proceso de crecimiento de nuestros niños y niñas, aparece como una de las causas de fracasos posteriores y conflictos en su desarrollo.

Es por esto por lo que es importante contar con las mejores condiciones educativas. Invertir en infraestructuras y materiales adaptados a las necesidades de estas edades y contar con profesionales debidamente cualificados (maestros/as especialistas en educación infantil), debe ser una prioridad que las administraciones deben asumir.

Periódico nº5 – junio 2021

Edita: Grupo Municipal Más Madrid Compromiso con Getafe.

Puedes consultar todos los números aquí.

El silencio del miedo

El acoso escolar es una de las grandes preocupaciones de los adolescentes, probablemente porque la repercusión que han tenido algunos casos ha servido para visibilizar el daño irreversible que sufren las víctimas. Sin embargo, miles de jóvenes siguen sufriendo miedo mientras la sociedad les da la espalda.

Una gran parte de los y las jóvenes afectadas forman parte del colectivo LGTBI+. En muchos casos, adolescentes que se arriesgan a desarrollar su personalidad sin tapujos y que terminan siendo víctimas de acoso.

Un dato que invita a la reflexión es que el 60% de los estudiantes madrileños hayan presenciado acoso homófobo y tránsfobo en la escuela. Este dato es el reflejo de la gran violencia olvidada por las instituciones y centros escolares que son, en parte, responsables de que se siga produciendo ya que no se están aplicando medidas efectivas.

Poco nos paramos a preguntar y reflexionar sobre la vida de las personas que sufren acoso, sobre sus sueños rotos, sobre sus inseguridades.

Salir del armario durante la adolescencia sigue siendo hoy un acto heroico, ya que un 50% del acoso escolar es por razón de orientación sexual e identidad de género de los jóvenes. Sin embargo, aunque esta lacra que inunda los centros de estudios de la comunidad de Madrid, las políticas de educación afectivo sexual y la lucha contra el bullying siguen siendo claramente insuficientes.

Las agresiones más habituales hacia el colectivo son verbales y las más frecuentes son los insultos como maricón, bollera, tortillera, julandrón, marimacho o que pierdes aceite, entre otros muchos insultos que tienen que soportar miles de estudiantes en las aulas, sin que ninguna medida los remedie.

Aitor Valdivia

Periódico nº5 – junio 2021

Edita: Grupo Municipal Más Madrid Compromiso con Getafe.

Puedes consultar todos los números aquí.

« Entradas anteriores